24-07-2017

Piloto de Demanda Agregada de Energía Eléctrica: El plan que permitió a las empresas acceder a mejores precios

Entre 50 y US$/78 MWh oscilan las ofertas obtenidas por 13 empresas de la zona tras una negociación conjunta con las generadoras. Esto en el marco de una inédita instancia que permite acabar con “las severas asimetrías de acceso a contratos de suministro eléctrico”.

212-ENAP_BIO_BIO.jpg

Al asumir el actual Gobierno, uno de los grandes problemas que declaraban tener las empresas de los principales sectores industriales de la zona era el alto costo de la energía para llevar adelante su actividad productiva. De acuerdo con el análisis oficial, ése era un factor que afectaba su competitividad, y que repercutía negativamente en el dinamismo de la actividad económica regional.

Ante este análisis, se estableció una instancia de trabajo público-privada, denominada Mesa de Grandes Consumidores de Energía de la Región del Biobío, iniciativa que reúne a representantes de las empresas del sector industrial que forman parte de Irade, así como de la Asociación de Consumidores de Energía no Regulados (Acenor A.G.), con el apoyo de la Secretaría Regional Ministerial de Energía.

El objetivo era revertir los altos costos que complicaban a la industria del Biobío. “Comenzamos el proceso con las principales industrias de la Región, muchas de las cuales eran clientes regulados. Las agrupamos y se cambió su tipificación a clientes libres, de modo que pudieran asimilar directamente los nuevos y más convenientes precios de la energía”, explica la Secretaria Regional de Energía en Biobío, Carola Venegas.

Lo hicieron a través de un piloto de demanda agregada, que se comenzó a implementar a fines de 2014. Ese programa permitió unir el consumo de energía de 13 empresas de diferentes sectores, como papel y cartones, pesca, química, sanitarias y acero, entre otras, para negociar con las generadoras en forma conjunta. En total recibieron 46 ofertas de suministro eléctrico de 14 empresas generadoras, que oscilaron entre los 50 y los US$/78 MWh.

La iniciativa ha permitido a los industriales negociar sus precios directamente con las empresas generadoras, fijando valores preferenciales para periodos de hasta 14 años. Elías Valenzuela, presidente del directorio de Acenor, sostiene que “este proceso, inédito en el país, viene a romper severas asimetrías de acceso a contratos de suministro eléctrico. Ahora podemos optar a precios competitivos y a condiciones razonables para la industria, lo que nos permitirá, sin duda, no sólo acceder a mejores valores, sino también a reactivar la competitividad de la industria regional”.

Sector privado satisfecho

Desde el sector privado destacan el fuerte apoyo gubernamental, que se tradujo en la concreción de la Mesa de Grandes Consumidores de Energía en la Región. Gustavo Alcázar, Gerente General de Molycop Chile S.A. y past-president de Irade, sostiene que “cuando conocimos la Agenda de Energía nos reunimos con el ministro para hacerle algunas sugerencias. Nos alegra que nos haya escuchado. El hecho de que este plan piloto vea la luz es un buen ejemplo de una política pública que se sienta a escuchar, aunque eso tome más tiempo”.

En tanto, Enrique Gajardo, Gerente de Operaciones de Inchalam, afirmó que “participar en este proceso de agregación de demanda nos permitió mejorar y reducir los costos de energía para la empresa. Este proceso nos dio acceso real a información de mercado, lo que da una posición más trasparente respecto de las expectativas de precios, situándonos de par a par con las generadoras. Hoy, estamos a punto de cerrar un contrato muy atractivo que nos permitirá ser más competitivos, lo que significa cuidar los empleos y generar aún más en la Región”.

Proyectos energéticos

Desde el punto de vista de la autoridad, la Seremi destaca que, para poder lograr estas condiciones favorables en términos de precio, ha sido clave la mayor disponibilidad de generadoras. “Hemos aprobado muchísimos proyectos de este tipo en la Región del Biobío, poniendo sobre 700 MW en operación durante este periodo, el que incluye un relevante componente de energía renovable a precios bajos, los que hemos traspasado rápidamente al sector industrial que consume la mitad de la energía que se produce en Biobío”, afirmó.

En el mismo sentido, Venegas explica que “actualmente, en la Región hay más de 70 proyectos energéticos en operación, la mayoría de los cuales funciona sin problemas, manteniendo una buena relación con su comunidad aledaña. Creemos que es importante que se desarrollen este tipo de proyectos energéticos, así como estas instancias que permitan una mejor negociación con las generadoras, de manera que la industria pueda disminuir sus costos operacionales. Esto es fundamental en un país como el nuestro, abierto al mundo, que debe competir permanentemente con estructuras de precios de otros países”, puntualiza Venegas.

 

Fuente: Revista Nos

Volver